Innovación Social

En este contexto, y en línea con la definición de innovación del Manual de Oslo (2018) de la OCDE, Santo Tomás entiende la innovación como “un producto o proceso nuevo o mejorado (o una combinación de ambos) que difiere significativamente de los productos o procesos previos de la unidad, y que ha sido puesto a disposición de usuarios potenciales (producto) o implementado por la unidad (proceso).” En este sentido, para el IPST se ha definido la innovación social como la “búsqueda colectiva de nuevas soluciones orientadas a resolver desafíos sociales con especial énfasis en mejorar la calidad de vida de las comunidades vulnerables. Estas nuevas soluciones pueden ser un producto, un servicio, un proceso, una práctica o un modelo de gestión, que deben ser bidireccionales, co-creados, mensurables y deberían aspirar a generar cambios permanentes en la sociedad”. La innovación social se caracteriza por ser un proceso complejo e iterativo de co-creación de un nuevo conocimiento que se espera produzca una contribución sistémica. En el proceso, la comunidad participa activamente, ya sea al plantear la problemática, colaborar en el planteamiento de la solución, escalarla y permitir que, finalmente, adquiera un nuevo valor para la sociedad. La innovación social se adopta como foco estratégico de la presente política, dado que permite: abordar las problemáticas sociales por medio de procesos novedosos y construidos en conjunto con la comunidad; intencionar que las acciones de vinculación con el medio reflejen el compromiso social de la institución con los retos de la sociedad actual; propiciar aprendizajes ligados a las emociones que tienden a generar aprendizajes inolvidables; y habilitar al estudiantado para que pueda generar una transformación social de las personas y sus territorios. En este sentido, la innovación social no solo permite realizar un aporte significativo en el desarrollo de las regiones y comunidades, sino que también permite contribuir de manera directa y sustancial en las funciones de docencia e innovación. Por otra parte, con el fin de poder orientar los esfuerzos que realizan los diversos estamentos que forman parte del flujo de acción del proceso de ejecución de iniciativas ligadas a la temática, la institución selecciona participativamente un entorno vulnerable como beneficiario. Este proceso permite realizar una medición más exhaustiva y sistemática de la contribución que tienen los proyectos ejecutados año a año.

En línea con los valores del IPST que generan un sello social en su comunidad, la VcM en el Instituto Profesional tiene una inclinación natural por aportar en la resolución de las necesidades de grupos en situación de vulnerabilidad emplazados en sus territorios de referencia, constituidos principalmente por las comunidades, personas y territorios cercanos a sus sedes. Por este motivo, el IPST ha resuelto contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la Organización de las Naciones Unidas.

Metodología
MetodologíaEn el afán de que los proyectos de Innovación Social, puedan llegar a ser sistematizables, rep ...